Pequeños párrafos que lo explican todo… y 5

septiembre 15, 2008 at 6:44 pm (Pequeños párrafos que lo explican todo...)

” No intentes enterrar el dolor: se extenderá a través de la tierra, bajo tus pies; se filtrará en el agua que hayas de beber y te envenenará la sangre. Las heridas se cierran, pero siempre quedan cicatrices más o menos visibles que volverán a molestar cuando cambie el tiempo, recordándote en la piel su existencia, y con ella el golpe que las originó. Y el recuerdo del golpe afectará a decisiones futuras, creará miedos inútiles y tristezas arrastradas, y tú crecerás como una criatura apagada y cobarde. ¿Para qué intentar huir y dejar atrás la ciudad donde caíste? ¿Por la vana esperanza de que en otro lugar, en un clima más benigno, ya no te dolerán las cicatrices y beberás agua más limpia? A tu alrededor se alzarán las mismas ruinas de tu vida, porque allá donde vayas llevarás a la ciudad contigo. No hay tierra nueva ni mar nuevo, la vida que has malogrado malograda queda en cualquier parte del mundo”.

Beatriz y los cuerpos celestes (Lucía Etxebarría)

Permalink Dejar un comentario

Pequeños párrafos que lo explican todo… y 4

agosto 31, 2008 at 8:33 pm (Pequeños párrafos que lo explican todo...)

“Así pues, mamá alimenta sus plantas como ha alimentado a sus hijas: agua y abono para la kentia, judías verdes y vitamina C para nosotras. Esa es la esencia del paradigma: concéntrate en el objeto, apórtale elementos nutritivos que van de fuera hacia dentro y, porgresando en el interior, lo hacen crecer y le sientan bien. Un toque de pulverizador sobre las hojas y ya está la planta armada para afrontar la existencia. Se la mira con una mezcla de inquietud y de esperanza, se es consciente de la fragilidad de la vida, se preocupa uno de los accidentes que pueden ocurrir pero, al mismo tiempo, se tiene la satisfacción de haber hecho lo que hacía que hacer, de haber desempeñado una función alimentaria: uno se siente reconfortado, seguro durante un tiempo. Así es como ve la vida mamá: como una serie de actos que conjuran el peligro, y dan una breve ilusión de seguridad.

Cuánto mejor sería si compartiéramos unos con otros nuestra inseguridad, si todos juntos nos adentráramos en nosotros mismos para decirnos que las judías verdes y la vitamina C, si bien alimentan al animal que somos, no salvan la vida ni sustentan el alma. “

“La elegancia del erizo” (Muriel Barbery)

Permalink Dejar un comentario

La partida…

junio 3, 2008 at 10:56 pm (Pequeños párrafos que lo explican todo...)

Ordené sacar mi caballo del establo. El criado no me comprendió. Fui yo mismo al establo, ensillé el caballo y monté. A lo lejos oí el sonido de una trompeta, le pregunté lo que aquellos significaba. Él no sabía nada, no había oído nada. En el portón me detuvo para preguntarme:

-¿Hacia dónde cabalga el señor?
-No lo sé -respondí-. Sólo quiero irme de aquí. Partir siempre, salir de aqui, sólo así puedo alcanzar mi meta.
-¿Conoce, pues, su meta? -preguntó él.
-Sí -contesté yo-. lo he dicho ya. Salir de aquí, esa es mi meta.

Franz Kafka.

Permalink Dejar un comentario

Mónica Jones en busca del porqué perdido…

mayo 27, 2008 at 8:48 pm (Cotidianos, Pequeños párrafos que lo explican todo...)

… siempre da gusto hablar con alguien que te conoce tan bien… :-)

Gracias, DOC, ciertamente, siempre lo bordas :-)

Permalink Dejar un comentario

Etiam si omnes Ego non

mayo 12, 2008 at 10:07 am (Cotidianos, Pequeños párrafos que lo explican todo...)

Este es mi nuevo (y primer, según creo recordar) mensaje personal del MSN. Muy adecuado. También muy inutil. Pero soy así.

Permalink 2 comentarios

Pequeños párrafos que lo explican todo… y 3

enero 1, 2008 at 10:50 pm (Pequeños párrafos que lo explican todo...)

“Muchas sociedades africanas dividen a hombres y mujeres en tres categorías: los que aún viven en el mundo, los sasha y los zamani. Los fallecidos recientemente, cuya estancia en la tierra ha coincidido con la de quienes aún están aquí, son los sasha, los muertos vivos. No están muertos del todo, porque aún alientan en la memoria de los vivos, que pueden visualizarlos mentalmente, pintar su retrato o darles vida contando sus anécdotas. Cuando muere la última persona que ha conocido a un antepasado, éste abandona a los sasha y se une a los zamani, los muertos. “

 J. Loewen, Lies my teacher told me

Permalink Dejar un comentario

Para los que llegueis hasta aquí…

diciembre 28, 2007 at 9:01 pm (Pequeños párrafos que lo explican todo...)

20082.pdf

Permalink Dejar un comentario

Un poquito de humor negro, que nunca viene mal…

mayo 11, 2006 at 10:00 pm (Pequeños párrafos que lo explican todo...)

Hoy he leído por ahí unas frases que me han llamado la atención… 

"Teníamos tanto en común:

Yo lo amaba a él… ,

y él se amaba a si mismo"…

Y he pensado: Joer, esto me suena de algo… jajaja…

No sé qué haríamos sin la risa (y sin podernos reir pasado el tiempo)…

Permalink 5 comentarios

Un pequeño párrafo que lo explica todo… y 2

abril 13, 2006 at 11:45 am (Pequeños párrafos que lo explican todo...)

No ha habido ganadores o ganadoras al concurso del post anterior… quizás porque mi muy mejor amigo Doc no ha pasado por aquí (que debe de saberse el párrafo de memoria)  o quizás porque todos o nadie sabía la respuesta :-)

El párrafo es de una autora que me ha acompañado a lo largo de estos muchos años de revoltijo vital y se llama Lucía Etxebarría. El párrafo es de una de sus obras “Beatriz y los cuerpos celestes”. Lucía Etxebarría no es una escritora regular, aunque sí extremadamente brillante en lo que yo llamo “trozos”. No se puede decir que sea la mejor, pero sí puedo decir que a veces, escondido entre un mar de letras hilvanadas con acierto, aparece una joya como la que he escrito, una situación que retrata fielmente algo de mi vida, una sensación de que alguien está poniendo exacta y brillantemente con palabras justo lo pienso, siento o he vivido… Así que la sigo desde hace tiempo y a través de casi todos sus libros. En todos ellos he encontrado ese pequeño “milagro” de descripción.

Y sonriendo medio irónicamente escribo lo siguiente: Hace no mucho apareció un último libro de ella “Ya no sufro por amor…” concebido teóricamente como un manual de autoayuda al uso, cosa que hizo levantar comentarios sobre “mi escritora” a mi alrededor. Pues bien… mi idea es la siguiente y con ese fin compré el libro: Si Lucía Etxebarría, que ha llevado una vida de lo menos ordenada y equilibrada que yo conozco -y que ella plasma completamente en sus libros y algunas entrevistas- que ha pasado por todo y ha visto de todo, puede afirmar eso y escribir algo así, hay que leerlo obligatoriamente, porque se ha producido un milagro, jajaja, y yo quiero saber cómo lo ha hecho :-).

Así que compré el libro y sigue siendo bueno. Y sigue teniendo esas perlas impagables de la autora. Entre ellas, un capítulo que transcribiré en el que hace un estudio exhaustivo de la influencia de la copla en el comportamiento amoroso femenino. Es…. impagable, tiene un sentido del humor brutal y es sabio como pocas cosas que he leído.

Así que creo que este post anterior de “Un pequeño párrafo que lo explica todo… (a veces de mi o de otras cosas muy cercanas) va a quedar como sección fija del blog este, para deleite y/o tortura de la concurrencia y/o amigos.

Gracias por vuestros comentarios y leerme, es increible que yo le esté cogiendo gusto a algo como esto :-)

Besos y buenas vacaciones.

Permalink 3 comentarios

Un pequeño párrafo que lo explica todo…

abril 7, 2006 at 12:19 pm (Pequeños párrafos que lo explican todo...)

“A veces pienso, Mónica, donde quiera que estés, que a mí me ha pasado lo mismo. Que fui enviada al mundo con una misión: comunicarme con otros seres, intercambiar datos, transmitir. Y sin embargo, me he quedado sola, rodeada de otros seres que navegan desorientados a mi alrededor en esta atmósfera enrarecida por la indiferencia, la insensibilidad o la mera ineptitud, donde una nunca espera que la escuchen, y menos aún que la comprendan. A nuestro alrededor giran universos enteros, estrellas, soles, lunas, galaxias, aerolitos, grandes constelaciones, nubes de gas y polvo, sistemas planetarios, materia interestelar. Hasta basura espacial. Pero sobre todo, un silencio insondable que todo lo absorbe. Un vacío enorme y negro, una quietud indescifrable.

Y aunque sé que no debería ser así, el caso es que me siento a millones de años luz de cualquier señal de vida, si la hay, que se desarrolle a mi alrededor. Siento que navego en la órbita cementerio.”

 ¿De quién es esto tan bien escrito? ¿Cómo puede alguien acertar tanto…?

 La solución, en el próximo post…

Permalink 4 comentarios

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.